Producido por:

Madonna, Timbaland, Justin Timberlake, Danja, The Neptunes, Hannon Lane, Demacio “Demo” Castellon.

Escrito por:

Madonna y Pharrell Williams salvo “4 Minutes”, “Miles Away” (Madonna, T. Mosley, J. Timberlake, N. Hills), “Dance 2night”, “Voices” (Madonna, T. Mosley, J. Timberlake, N. Hills, H. Lane) y “Devil Wouldn´t Recognize You” (Madonna, T. Mosley, J. Timberlake, N. Hills, J. Henry).

Fecha de publicación:

29/04/2008

Formatos:

Vinilo/CD/Descarga Digital/Cassette (sólo en algunos países asiáticos)

Fotografía:

Steven Klein

Diseño gráfico:

Giovanni Blanco

Charts:

#1 en USA (740.000 – Oro x1),
#1 en UK (335.000 – Oro x1),
#1 en España (50.000 – Oro x1)

Ventas:

4.000.000 en todo el mundo.

 
   
 

 

Hard Candy 2008

El álbum


 

Candy Shop

4 Minutes

Give It 2 Me

Heartbeat

Miles Away

She's Not Me

Incredible

Beat Goes On

Dance 2night

Spanish Lesson

Devil Wouldn't Recognize You

Voices

Ring My Bell (iTunes/Japan)

 

"Puede que sea el mejor álbum de la carrera de Madonna."
NY Daily News
5/5 Stars

"Es como un álbum de grandes éxitos. El disco pop del año, sin duda."
Attitude Magazine
5/5 Stars

"Una obra de arte americana del dance. Los fans se encontraran en una estimulante zona auditiva a través de Hard Candy."
About.com
5/5 Stars

"Madonna todavia encuentra su camino de regreso a la cima."
Rolling Stone
4/5 stars

"En Hard Candy ella es como una ladrona madura y experta entrando a hurtadillas en el templo del pop molon para conseguir una última victoria."
Blender Magazine
4/5 stars

"¡Sin Palabras!"
Popjustice
8.5/10 stars

"La diva del pop es fiel a sus promesas, cantándo por una hora canciones de sabor Europeo e impregnadas de ritmos house y retro."
PEOPLE Magazine
4/5 stars

"Como su título sugiere, Hard Candy es de elaboración tipo nuez dura, ofreciéndo lo suficiente para que sus oyentes hundan sus dientes en él. Cada vez que Hard Candy amenaza con ponerse aburrido, siempre sucede algo que hace que recuperes el interés.
The Observer
4/5 stars

"Es una fríamente efectiva muestra de destreza de la cual podrían salir muchos singles más exitosos que el irresistible y carente de sentido “4 Minutes”, que ya ha topado las listas internacionales e inspirado un video viral de la presuntuosa Miles Cyrus.”
Los Angeles Times
3/5 stars

"Con cada lanzamiento Madonna siempre se ha mostrado en su máximo esplendor al enzalsar las virtudes de la musica, y es mediante las canciones orientadas a la pista de baile de Hard Candy que ella se supera"
BBC Music
3/5 stars

"El título es una coña auto halagadora sobre la misma Madonna, un interior suave y dulce con un caparazón duro y crujiente."
The Independent
3/5 stars

"Lejos de ser un problema, así es como la mayoría del pop más excitante se elabora en estos días. "
The Times
3/5 stars




 

EL ÁLBUM
LA HISTORIA
EL TÍTULO
LA ESTÉTICA
LA PROMOCIÓN
LA ACEPTACIÓN




EL ÁLBUM
La yuxtaposición entre la dureza y la dulzura
  Contenido de un caramelo duro


“Hard Candy” es del título el undécimo álbum de estudio de Madonna. Es además el último disco que lanza a través de la discográfica con la que se mantuvo

desde el principio de su carrera y por 25 años consecutivos, Warner Bros Records. Después de este y un último recopilatorio de éxitos al que la obliga su contrato, Madonna se mudará a Live Nation, compañia con la que ha firmado un contrato multimillonario por diez años. Por eso, no es descabellado decir que “Hard Candy” marca el fin de toda una era.

Como es habitual con cada proyecto suyo, este generó gran expectativa y al mismo tiempo controversia entre los medios y los fans. Lo interesante en que en esta ocasión la controversia se generó principalmente por parte de los fans, muchos de los cuales expresaron su descontento hacia el cambio radical en el sonido de Madonna. Y es que si bien cambiar de estilo es característico de la cantante, esta vez decidió unirse a las tendencias en lugar de crearlas. Su intención no podía ser más evidente, Madonna quería reconquistar el mercado anglosajón, aquel que desde hace años le venía dando la espalda, mediante hacer un tipo de música que funcionaba allí.

Es por ello que “Hard Candy” tiene influencias R&B, contiene ciertos elementos hip-hop, y raps en algunos de sus temas. No obstante, es un disco que resultó siendo más pop que urbano. También, lejos de tener un sonido homogéneo, combina numerosos estilos musicales y coquetea descaradamente con el primer álbum de Madonna, sólo que modernizando la instrumentación, el cual era el objetivo de sus productores según declaraciones de ellos mismos.



A pesar de beber obviamente del sonido R&B/Urban de sus productores, “Hard Candy” mantiene en buen grado la esencia Madonna, con letras inconfundiblemente suyas como “She´s Not Me” o el himno “Give It 2 Me”, que sería el segundo single. También hay sorpresas como el chapurreo en castellano de “Spanish Lessons” o la enigmática “Voices”.


“Heartbeat” comienza con unos latidos de corazón y algunos dicen que son de la propia Madonna. “Devil Wouldn’t Recognize You” cuenta con una melodía melancólica de piano.

En síntesis, un álbum rico en sonidos y estilos. Madonna, en palabras textuales, quería que su último disco para Warner fuese “igual de bueno que el primero”.

“Hard Candy” contiene doce canciones originales, producidas principalmente por Pharrell Williams, Timbaland y Justin Timberlake. El rapero Kanye West hace una aparición especial en “Beat Goes On” y a su vez la guitarrista y compositora americana Wendy Melowin colabora en la canción “She´s Not Me”, en la cual su nombre es mencionado. El álbum tuvo dos ediciones especiales: por un lado, la conocida como “Candy Box” (caja de caramelos), que incluía dulces y dos remixes de “4 Minutes” como bonus tracks y por otro, un pack de tres vinilos y CD que sería publicado unas semanas después. Como curiosidad, Madonna dedicaría el disco a Guy Oseary, su nuevo manager.



Además, hay un bonus track para iTunes y Japón, titulado “Ring My Bell”, de Madonna y Pharrell.

 

LA HISTORIA
Así se fabrica un caramelo duro
  Crónica de eventos


 
Tan sólo tres meses después de finalizar su “Confessions Tour”, Madonna ya estaba lista para preparar su nuevo trabajo. En enero de 2007, Stuart Price, productor del “Confessions”, había declarado que estaban preparando nuevo material, mezcla de dance y R&B. Eso sería lo primero que sabríamos del nuevo disco de

Madonna. Poco después Stuart se apartaba del proyecto, como él mismo comentaba en noviembre de 2007:

“Madonna quiere hacer un disco Urban ahora, pero ese no es el tipo de música que hago yo, así que se ha unido a Pharrell y a Timbaland y está haciendo ese tipo de disco ahora mismo”.



Así salieron a la palestra los nombres de Pharrell Williams y Timbaland, dos de los productores R&B norteamericanos de más éxito en todo el mundo en los años anteriores. Por primera vez desde “Bedtime Stories” (1994), Madonna no escogía a nuevos productores, sino que se decantaba por otros ya conocidos. Todo apuntaba a que iba a buscar un sonido urbano para recuperar el mercado americano, donde no triunfaba a lo grande desde “Music”, en el año 2000. La reacción inicial de los fans no fue muy positiva, temiendo que Madonna “se vendiese” para sonar en Estados Unidos.



A mediados de febrero de 2007 comenzaron las sesiones de grabación, en Londres, solamente con Pharrell Williams en un primer momento. El primer tema que hicieron juntos fue “Candy Shop” y Madonna quedó tan encantada que decidió que esa sería la dirección para su nuevo álbum.

Por otro lado, Timbaland (y su mano derecha, Danja) y Justin Timberlake le habían propuesto a Madonna una colaboración suelta, pero ella les invitó a trabajar en varios temas, no sólo uno y empezaron a coordinar sus agendas para hacerlo.

En las siguientes semanas la prensa internacional se hizo eco de varias declaraciones, tanto de Timbaland como de Justin, confirmando la colaboración, que se materializaría en abril. El álbum se terminó gestando en periodos intermitentes, pues las apretadas agendas de todos ellos dificultaban la coordinación.

Los primeros comentarios de Justin a los medios acerca del material en el que habían estado trabajando no eran muy alentadores:


“Hay dance, baladas, varios tipos de canciones. Pero no quiero entusiasmar demasiado, puede que le guste a la gente o puede que no. No puedo decir que vaya a cambiar el mundo, pero a mí me gusta”.

¿Si ni siquiera sus creadores estaban seguros de sus propios temas, cómo iban a estarlo los seguidores de Madonna?



En junio vería la luz “Hey You”, una balada producida por Pharrell estrenada en exclusiva para el concierto benéfico “Live Earth”. La canción no tiene una buena acogida entre los fans, quienes temen que álbum vaya a seguir esa línea. Luego se anuncia que Madonna quiere publicar su álbum con el título provisional de “Black Madonna” a finales de 2007 para hacer gira en 2008 y que, para alivio temporal de muchos, el sonido del mismo no tendría nada que ver con “Hey You”, y que ni siquiera estaba pensada para incluirse el disco.

En las semanas siguientes las cosas se aceleran, ya que el otoño se acerca, y Madonna sigue trabajando con Justin y Timbaland en el estudio para añadir más partes vocales y crear nuevos temas. Según contaba el mismo Justin, el objetivo de los tres era volver a la Madonna de sus orígenes de canciones como “Holiday”, dance pero R&B al mismo tiempo.

El 28 de julio de 2007, Madonna se reuniría en Nueva York con los ejecutivos de Warner para enseñarles tres canciones del nuevo disco y hablar de las opciones para su lanzamiento. En este momento crece el interés en los medios, se empieza a hablar de “Candy Shop” como tema potente del disco y todo parece indicar que a finales de octubre verá la luz el álbum. Pero hay un hecho definitivo que hace cambiar la manera de abordar el proyecto y es la filtración en Internet de dos demos completas del mismo: “The Beat Goes On” y precisamente “Candy Shop”.



Aún a día de hoy no se sabe quién las filtró en verano del 2007 (aunque hay quien dice que fue la propia Warner), pero la reacción general de los fans, especialmente con la primera, fue bastante fría en un primer momento. “Candy Shop” tuvo comentarios más halagadores, no obstante, pero el nuevo sonido de Madonna se hacía complicado de aceptar para algunos.


Liz Rosenberg, publicista de Madonna, confirmó tras las filtraciones que el disco estaba previsto para finales de ese año, pero se negó a hacer comentario alguno sobre los clips filtrados. También dijo:

“Madonna está trabajando en su nuevo CD. Las canciones no están mezcladas aun, y hasta que no llegue ese momento, no podremos decidir el tracklist final para el álbum”.

Pero las cosas iban a retrasarse, ya que Madonna aparcó el lanzamiento del disco hasta el año 2008 para seguir trabajando en él. Si fue por decisión propia o por consejo de la Warner, es algo que nunca lo sabremos.



Así, “Beat Goes On” fue re-escrita y cambiada por completo incluyendo un rap de Kanye West, a quien Madonna tuvo que convencer para que colaborara con ella a golpe de talonario, según confirmó ella misma más tarde, palabras textuales:

“Al principio él no quería participar, pero todo el mundo tiene un precio”.

“Candy Shop”, sin embargo, la favorita de Madonna, se mantuvo exactamente igual a la original. En los meses siguientes también aparecieron nuevas declaraciones de Justin hablando de un nuevo tema, “Miles Away”, que según él era “una gran canción house donde la voz de Madonna suena genial”.

Una vez re-trabajado, mezclado y terminado definitivamente el disco, a finales de 2007, Madonna se volvió a reunir con Warner para hacer una escucha general donde se elegiría el primer single y el nombre para el nuevo proyecto.

 

EL TÍTULO
Si no gana, Madonna empata
  Decisiones finales


A finales de 2007 Madonna hizo una "listening party" interna para la gente de Warner, en la que se pusieron 13 nuevas canciones y donde se eligiría el que sería el

primer single del nuevo proyecto. Desde el principio la Ciccone apostó por "Candy Shop", la primera canción que escribió con Pharrell para el nuevo álbum y una de sus favoritas. Sin embargo, en Warner no lo tenían tan claro, después de la mala acogida de la demo filtrada en Internet meses antes.

La discográfica quería que el primer sencillo fuese "4 Minutes To Save The World" (rebautizada más tarde como "4 Minutes" solamente), un dueto con Justin Timberlake producido por Timbaland y sin duda una apuesta más segura.

Madonna accedió, pero terca como suele ser ella, no se olvidó de su deseo original y bautizó al nuevo disco "Hard Candy", a pesar de que "Give It To Me" estaba ya casi elegido como título definitivo. Además, exigió que "Candy Shop" fuese el primer tema del mismo. Y es que no será el primer single y a muchos fans no les acabará de convencer, pero es la favorita de Madonna y se iba a encargar de hacérnoslo notar.

Cuando cuestionada sobre el título del álbum en entrevistas, Madonna siempre respondía que era porque su disco "representa la yuxtaposición entre la dureza y la dulzura".

 

LA ESTÉTICA
Un nuevo look para una nueva etapa
  Are you getting hard?


 
Uno de los puntos fuertes de cada proyecto nuevo de Madonna es la imagen que decide adoptar para dar a conocer su nuevo trabajo, siempre ofreciendo algo nuevo. ¡No se le llama a Madonna la reina de la re-invención por nada!


Para “Hard Candy”, la cantante sorprende con un look  duro, vestida de boxeadora y con su nuevo apodo, “M’Dolla”, protagonista en el cinturón que luce en la portada del disco, diseñado en exclusiva para la ocasión. Steven Klein es de nuevo el responsable de las fotografías y de ofrecernos a una Madonna guerrera como nunca.

La portada del álbum fue estrenada en Internet por sorpresa, dejando a la mayoría de los fans como está su protagonista en ella: con la boca abierta. Una imagen muy sensual que recuerda incluso a algunas fotografías del polémico libro “SEX”.



Pero no olvidemos que, aunque “duro”, esto no deja de ser un “caramelo”, por lo que en el fondo vemos tonos pastel que, en contraste con la foto sexy y fuerte de Madonna, nos dan la yuxtaposición entre lo dulce y lo duro que ella misma quería dar a entender con el título del disco.

La tipografía y la contraportada, muy simples e incluso retro-ochenteras, también ayudan a la hora de crear ese contraste.

El look boxeadora de la portada estuvo también presente en portadas de revistas como “Dazed & Confused”, “Q” o “Interview”. Sin embargo, para la de “Vanity Fair”, Madonna recupera a Steven Meisel, que nos muestra a una Ciccone más diva, con el mundo en sus manos.

En la vida real, y sin photoshop ni trucos que valgan, Madonna optaba por una imagen más madura (de hecho, en agosto del mismo año cumplía cincuenta). No obstante, eso no impidió que a principios de año Madonna pasara por el quirófano.

Es por eso que durante la promoción de "Hard Candy", la vemos luciéndo un rostro con menos arrugas de lo normal y con unos pómulos más acentuados que antes.



En principio, cuando el disco iba aún titularse "Give It To Me", la concepción era diametralmente opuesta. Con las mismas fotos de Steven Klein, y muchas otras de la misma sesión, el artwork tenía una apariencia mucho más seria y elegante, nada que ver con el colorido del definitivo.

Es irónico saber que muchas esas fotos que descartaron fueran mejores que las utilizadas finalmente y que pareciera hecho a propósito que el producto final llevase las peores fotos de la sesión. Cuando a mediados de 2008 se filtraron esos descartes, muchos fans no dieron crédito a lo que veían, una vez más Giovanni Bianco se había cubierto de gloria convirtiendo un artwork que podía haber sido asombroso, en un dolor para la vista.



LA PROMOCIÓN
Dando a conocer Hard Candy


  Nuevas estrategias de marketing


"Hard Candy" es uno de los discos de Madonna que más dió que hablar antes de su lanzamiento, no sólo por las dudas de los fans, sino también porque

la pre-promoción fue intensa, cara, masiva e ingeniosa. No obstante, después de la salida del álbum, la promoción fue practicamente inexistente.

Al principio Madonna y su equipo se las apañaban para ir publicando datos y material poco a poco, manteniendo el interés de los fans y creándolo en el público general. Quien no se hubiese enterado de que Madonna había vuelto vivía debajo de una piedra.

En un primer momento fueron revistas prestigiosas como "Vanity Fair", "Q" o "Elle" las encargadas de dar a conocer la nueva imagen de Madonna.

Su single fue anunciado y estrenado pro todo lo alto en las principales radios y televisiones, y además, Madonna concedió entrevistas exclusivas para radios, como la americana z100, aparte de tener también apariciones especiales en televisión en programas de máxima audiencia como el de "Ellen".

La publicidad también fue vehículo de promoción y el primer single "4 Minutes" sonó de fondo en el por entonces nuevo anuncio de Sunsilk en Estados Unidos.



Lo más curioso quizá fue que con "Hard Candy" Madonna se metió incluso en nuestro móviles, siempre que fueran de Vodafone. Gracias a un acuerdo exclusivo con esta compañia, varios temas del nuevo disco podían descargarse una semana antes del lanzamiento en tiendas.

Es interesante el hecho de que este álbum haya estado tan protegido que, para ser uno de los discos más esperados del año, no se filtró en internet como suele pasar con artistas de renombre. Para cuando lo hizo, faltaban pocos días para el lanzamiento del álbum que era casi lo mismo esperar a comprarlo que bajarlo.

"Miles Away", tercer single del "Hard Candy", fue incluida como tema principal en una serie japonesa "Change", con lo que así se aseguró parte de la promo en Japón.

Madonna hizo también tres conciertos promocionales, de 40 minutos de duración, en Nueva York, París y Londres, preludio de su gira “Sticky & Sweet”, que empezaría en agosto.

A partir de entonces la promoción se paró por completo, ya que Madonna se metió de lleno en los ensayos para el tour.

 

ACEPTACIÓN
Lo que dijeron los medios y el público
   


La reacción de la crítica especializada ante el álbum fue más que positiva, alabando la capacidad de su protagonista para mantenerse

siempre al día. Entre los fans, la aceptación seguia siendo controvertida. Mientras algunos lo consideraban el mejor de su carrera los había quienes lo tenían claro y colocaban a "Hard Candy" en la cola de su lista de discos favoritos de Madonna.

La jugada de intentar reconquistar el mercado americano, sin embargo, le salió bien y mal a partes iguales. Por un lado, “4 Minutes”, el primer single, se convirtió en uno de los grandes éxitos de 2008 en todo el mundo y devolvió a Madonna la gloria en Estados Unidos, donde no conseguía un Top 3 desde hacía ocho años (también, con este single vendió más de 2 millones de singles allí, algo que no lograba desde “Vogue”), pero las ventas del álbum no fueron tan espectaculares como las de su predecesor, “Confessions On A Dancefloor”.

Pese a ello, alcanzó el #1 en 37 países en su semana de lanzamiento.

 

4 Minutes, Give It 2 Me, Miles Away...
Ver página siguiente