Nosotros Último Lanzamiento Madonna Sect
 
 

Escrito y producido por:

Madonna y Patrick Leonard, salvo “Express Yourself” y “Keep It Together” (Madonna y Stephen Bray) y “Love Song” (Madonna y Prince).

Fecha de publicación:

21/04/1989

Formatos:

Vinilo/CD/Cassette

Fotografía:

Herb Ritts

Diseño gráfico:

Jeri Heiden

Charts:

#1 en USA (4.200.000 – Platino x4)
#1 en UK (1.200.000 – Platino x4)
#1 en España (400.000 – Platino x4)

Ventas:

15.000.000 en todo el mundo.

 
   
 

 

Like A Prayer 1989

El álbum

 

Like A Prayer

Express Yourself

Love Song

Till Death Do Us Part

Promise To Try

Cherish

Dear Jessie

Oh Father

Keep It Together

Pray For Spanish Eyes

Act Of Contrition

 

 


Este álbum está dedicado a mi madre, que me enseñó a rezar



Después de más de un año sin publicar material nuevo y pocos meses después de divorciarse de Sean Penn, Madonna afrontó su regreso al mundo de la música como una oportunidad para enfrentarse a sus fantasmas y exorcizarlos artísticamente.

“Like A Prayer” es su álbum más personal, con letras que hablan no sólo de aspectos generales del ser humano, como la religión (“Like A Prayer”), el feminismo (“Express Yourself”) o la familia (“Keep It Together”), sino también de otros mucho más personales: su matrimonio fallido (“Till Death Do Us Part”), la muerte de su madre (“Promise To Try”), la mala relación con su padre (“Oh Father”), etc.

Como ella misma declaró en la época: “El álbum trata sobre la influencia del Catolicismo en mi vida

 
   
 

(nota: Madonna tuvo una infancia muy católica, por influencia de su padre) y la pasión que provoca en mí. En estas canciones hablo de temas específicos que tienen mucho significado para mí. Tratan sobre asimilar las experiencias que he tenido en mi vida y en mis relaciones. Me he arriesgado más con este álbum que con cualquier otro, y creo que ese crecimiento se nota”.



 
   
 

Tras su larga ausencia del mundo de la música, los fans recibieron el álbum con los brazos abiertos y, por primera vez, la crítica también se rendía a sus pies (la revista “Rolling Stone”, por ejemplo, definió el disco como “lo más cerca que la música pop puede estar de ser arte”).

Para ella, acostumbrada a ser vapuleada durante años, este primer reconocimiento artístico supuso un gran logro. Hoy día “Like A Prayer” sigue considerándose, junto a “Ray Of Light”, uno de sus mejores álbumes, y es frecuente encontrarlo en las típicas listas de revistas y radios con los mejores discos de la historia.

Para el álbum, Madonna volvía a contar con Patrick Leonard y Stephen Bray como colaboradores, quienes iniciaron una pequeña batalla interna

para conseguir ser el productor con más temas en el disco (llegados a este punto, el simple hecho de incluir una canción en un disco de una artista tan vendedora como Madonna suponía una buena cantidad de dinero seguro en “royalties”).


Finalmente, y debido a los temas más serios elegidos por Madonna para este proyecto, fue Leonard, con sus melodías más introspectivas, el productor predominante, quedando Bray relegado a sólo dos temas, curiosamente los más bailables del álbum (“Express Yourself” y “Keep It Together”). Por otro lado, también se incluía una colaboración con Prince, “Love Song”, aunque la mayoría de la crítica coincidía en que podía haber sido mucho mejor.

Precisamente Bray volvería a enfadarse con Madonna, como en los tiempos de “Everbody”, pero esta vez después de escuchar los remixes del single “Like A Prayer”, que cambiaban en buena parte el concepto original de la canción. Temeroso de que hiciesen lo mismo con sus dos temas cuando salieran como singles, avisó a Madonna de que estaba en desacuerdo, pero no le sirvió de nada: “Express Yourself” fue remezclado para su lanzamiento, con un resultado más sofisticado y atractivo para las radios y el público. Stephen Bray prometió no trabajar con Madonna nunca más, y así ha sido hasta nuestros días.

 
   
 


 
   
 

Por otro lado, Madonna consiguió también con este disco convertirse, aún más, en una experta del marketing.

No sólo creó una imagen más seria y mística (pelo oscuro, cruces, ropas más sencillas y vaporosas), sino que, cuidando al máximo cada detalle, tuvo la idea de que cada disco fuese impregnado con unas gotas de pachuli (una esencia), para que el comprador tuviese una sensación especial cuando lo abriese por primera vez.

Y ni qué decir tiene que toda la polémica causada por el videoclip de “Like A Prayer” y el escándalo de Pepsi (ver sección Videografía) ayudó a vender casi gratis un disco que se aupó a los primeros puestos de las listas nada más salir a

 
   
 
la venta, con una repercursión mundial a la altura del éxito conseguido con “True Blue”. Porque Madonna se ponía sería, sí, pero la polémica no sólo no la abandonaba, sino que alcanzaba cada vez cotas más altas.


Como nota curiosa, cabe destacar que las primeras ediciones de “Like A Prayer” incluían un folleto informativo sobre el SIDA, causa con la que Madonna estaba muy concienciada, después de que varios de sus mejores amigos muriesen por esa enfermedad en los años 80.

Like a Prayer, Express Yourself, Cherish, Dear Jessie, Oh Father...
Ver página siguiente