Inicio Noticias Música Biblioteca Madonna Sect
Nosotros Latest Release Foro
 
 

Producido por:

Madonna, Alessandro "Alle" Benassi y Marco "Benny" Benassi (“Girl Gone Wild”), Madonna, William Orbit y The Demolition Crew (“Gang Bang”), Madonna, Alessandro "Alle" Benassi, Marco "Benny" Benassi y The Demolition Crew (“I’m Addicted”, “Best Friend”), Madonna y Martin Solveig (“Turn Up The Radio”, “Give Me All Your Luvin’”, “I Don’t Give A”, “Beautiful Killer”, “I Fucked Up”, “B-Day Song”), Madonna, Orbit y Åhlund (“Some Girls”), Madonna, Muanza y Malih (“Superstar”), Madonna y William Orbit (“I’m A Sinner”, “Falling Free”), Madonna, Orbit y Free School (“Love Spent”) y Madonna, Orbit y Harry (“Masterpiece”).

Escrito por:

Madonna, Jenson Vaughan, Alessandro "Alle" Benassi y Marco "Benny" Benassi ("Girl Gone Wild"), Madonna, William Orbit, Priscilla Hamilton, Keith Harris, Jean-Baptiste, Mika, Don Juan Demacio "Demo" Casanova y Stephen Kozmeniuk ("Gang Bang"), Madonna, Alessandro "Alle" Benassi y Marco "Benny" Benassi ("I'm Addicted", "Best Friend"), Madonna, Martin Solveig, Michael Tordjman y Jade Williams ("Turn Up The Radio"), Madonna, Solveig, Minaj, Maya Arulpragasam y Tordjman ("Give Me All Your Luvin'"), Madonna, William Orbit y Klas Åhlund ("Some Girls"), Madonna, Hardy "Indiigo" Mwanza y Michael Malih ("Superstar"), Madonna, Solveig, Minaj y Julien Jabre ("I Don't Give A"), Madonna, Orbit y Jean-Baptiste ("I'm A Sinner"), Madonna, Orbit, Jean-Baptiste, Hamilton, Alain Whyte, Ryan Buendía y Michael McHenry ("Love Spent"), Madonna, Julie Frost y Jimmy Harry ("Masterpiece"), Madonna, Laurie Mayer, Orbit y Joe Henry ("Falling Free"), Madonna, Solveig y Tordjman ("Beautiful Killer"), Madonna, Solveig y Jabre ("I Fucked Up") y Madonna, Arulpragasam y Solveig ("B-Day Song")..

Fecha de publicación:

23/03/2012

Formatos:

Digital (Deluxe Pre-order, Deluxe, Standard y Standard Clean)/CD Standard (Explicit y Clean)/CD Deluxe/Vinilo

Fotografía:

Mert Alas & Marcus Piggott

Diseño gráfico:

Giovanni Bianco

Charts:

#1 en USA (537.000 - Oro), #1 en UK (113.000 - Oro), #1 en España (20.000 - Oro)

Ventas:

2.000.000 aprox. en todo el mundo

 
   
 

 

MDNA 2012

El álbum

 









Girl Gone Wild

Gang Bang

I'm Addicted

Turn Up The Radio

Give Me All Your Luvin’ (Feat. Nicki Minaj & M.I.A.)

Some Girls

Superstar

I Don’t Give A (Feat. Nicki Minaj)

I’m A Sinnerr

Love Spent

Masterpiece

Falling Free

***** DELUXE VERSION

Beautiful Killer

I Fucked Up

B-Day Song (Feat. M.I.A.)

Best Friend

Give Me All Your Luvin’ (Party Rock Remix Feat. LMFAO & Nicki Minaj)

Love Spent (Acoustic Version) – iTunes pre-order

 

 


"¡Necesito moverme, sudar, hacer música nueva que pueda bailar"


Con este mensaje tan prometedor, Madonna daba el pistoletazo de salida a lo que acabaría siendo su nuevo álbum, “MDNA”. Era diciembre de 2010 y M. salía oficialmente a la caza de nuevos productores.


Quería bailar, divertirse y hacer algo simple, en contraposición con lo complicado que estaba siendo su primer proyecto grande como directora, el filme “W.E.”. También, tenía la mente puesta en su siguiente gira y en canciones que pudiese llevar bien al directo

 
   
 


Nadie sabía bien qué se podía esperar de este álbum. Era su primer disco de estudio no sólo tras dejar Warner, sino también después de su divorcio de Guy Ritchie. Lo último había sido su recopilatorio “Celebration”, en 2009. Además, hasta ahora sus primeros discos post-greatest hits (“Erotica”, en 1992 y “American Life”, en 2003), habían sido especialmente arriesgados, dentro de lo que cabe para ella. Pero ahora, con “W.E.” al lado, Madonna quería una vía de escape (aunque al final terminasen saliendo muchos de sus traumas en las letras).



 
   
 

“Es estupendo volver a hacer música. Me gusta la intimidad del estudio de grabación y del proceso de composición. Uso una parte diferente del cerebro cuando hago música que cuando hago cine. Hay un montón de gente en una película y no tengo esa plataforma visceral en la que pueda cantar, gritar, saltar por ahí. Es muy distinto. Me encanta hacer ambas cosas, pero está muy bien la simplicidad de escribir canciones tras pasar tres años escribiendo un guión, dirigiendo, editando y luego hablando de la película. Cuando me senté a tocar la guitarra y a cantar… casi lloro”.

Madonna había puesto mucha energía en “W.E.” y para el disco sólo quería divertirse, al menos durante su planteamiento inicial. Además, hacer canciones de baile le venía bien de cara a la inevitable gira mundial.

 



No fue hasta verano de 2011 cuando M. entró de verdad al estudio a empezar a grabar. Había decidido trabajar con Martin Solveig, productor dance francés, famoso por su hit “Hello” y no tan quemado por aquel entonces como, por ejemplo, David Guetta, que había trabajado ya con todo el mundo (de hecho hizo un remix para “Revolver”, un año antes). Parecía una buena y fresca opción. Solveig explicaba años más tarde, ya en 2015, para “MOJO” magazine:

“Ella había escuchado mis temas Hello y Boys & Girls y había visto en ellos las cualidades que quería para el disco: canciones positivas, felices, con las que pudieses bailar. Madonna es extremadamente buena a la hora de encontrar el punto medio entre el productor y ella y hacer de eso algo propio. La visión general para el álbum era crear temas que pudiesen encajar en el siguiente tour. Creo que desde el primer momento tenía la película del concierto en su cabeza y que hicimos canciones que pudiesen ir bien con su concepto”.

Ambos trabajaron juntos en seis o siete canciones y Solveig destaca que lo hicieron a la vieja escuela, juntos en el estudio, nada de cada uno por separado y comentando por e-mail. “Cuando ves en los créditos co-producido por Madonna y Martin Solveig REALMENTE ella co-producía. Estaba de todas todas en las sesiones, eligiendo sonidos, etc.”. Además, ambos se llevaban muy bien y compartían gustos en varias cosas (de hecho “Beautiful Killer” nació del amor de ambos por la película “Le Samourai”, protagonizada por Alain Delon).

La primera composición que hicieron juntos fue “Give Me All Your Luvin’”. Madonna tiene especial fijación con la primera canción que hace con un productor (recordemos que su favorita y candidata a primer single para “Hard Candy” fue “Candy Shop”, la primera que hizo con Pharrell). En cualquier caso, Solveig le presentó una primera demo del tema, a la que ella puso mil pegas y cambios. “Le quitamos a la demo todo lo que a ella no le gustaba y desde ese nuevo esqueleto construimos una canción nueva”.

 



 
 


Diferentes imágenes promocionales de Girl Gone Wild
 
 

 

“Turn Up The Radio”, otra de sus colaboraciones destacadas, inicialmente era una demo que Solveig hizo con otra melodía y letra, grabada por otra artista. Madonna la cambió y cuando empezó a grabarla él dice que tuvo un momento de pensar “sí, ahora sí suena a canción de Madonna”. Fue la primera que M. confirmó para el álbum.

“Cuando grabamos las partes vocales, le hice grabar algunas cosas 20 ó 25 veces, porque algunas canciones estaban fuera de su rango habitual. No le gustaba y me empezó a llamar El Tirano. Lo cual es curioso, porque soy justo lo contrario. Luego dijo que era el productor más dulce con el que había trabajado. Probablemente demasiado dulce”. (Suponemos que los detractores de los temas de Solveig en “MDNA” coincidirán con esto último...).


 
 
 
 

Pero M. no pensaba quedarse con el francés para todo el disco. Su siguiente objetivo: los Bennasi. Los italianos ya habían remezclado “Celebration”, en una versión que gustó a Madonna tanto que decidió usarla para el vídeo y posteriormente para el “MDNA Tour”. El siguiente paso, lógicamente, era trabajar juntos.

Los Bennasi alabaron la metodología de trabajo de Madonna, que llegaba al estudio por la tarde y se quedaba hasta bien entrada la noche. Juntos hicieron dos temas que ellos habían preparado para ella, “Girl Gone Wild” y “I’m Addicted”, además de una improvisación de última hora con Demo, “Best Friend”. Como curiosidad, al principio tuvieron problemas de comunicación, ya que ellos apenan hablan inglés, pero pudieron superarlos y acabar el trabajo. Madonna eligió “GGW” como segundo single del álbum y abría con ella el tour.

También, “MDNA” nos iba a traer un inesperado regreso: el de William Orbit. Muy respetado por los fans y alabado por su trabajo en “Ray Of Light”, el anuncio de su colaboración de nuevo con Madonna fue muy celebrado en un primer momento. M. y Orbit recuperaron el contacto y en principio ella pensó en ofrecerle trabajar en la banda sonora de “W.E.”. Finalmente descartó la idea (aunque hicieron juntos “Masterpiece” para la película, que ganó un Globo de Oro a Mejor Canción), pero decidió que trabajasen juntos para el nuevo disco.

   

“Con William, la verdad es que no tenemos discusiones. Hemos trabajado juntos mucho tiempo y casi que acabamos uno las frases del otro. Conoce mis gustos y lo que me gusta”, declaraba Madonna.

Esta última frase es importante. Por las declaraciones de Orbit post-álbum, su labor fue encontrar temas que le pudiesen gustar a Madonna y después trabajarlos juntos. “Gang Bang” era originalmente una demo de Mika (“Bang Bang”), “Some Girls” un tema de uno de los productores habituales de la sueca Robyn, “Masterpiece” una composición externa en la que Orbit sólo participó en la producción…

   

Y, aunque temas como “Love Spent” fuesen de los más celebrados tras el lanzamiento del disco, Orbit montó un mini-drama meses después en las redes sociales. Se quejaba de que el proceso de grabación había sido demasiado rápido, que Madonna estaba a otras cosas al mismo tiempo (su película, sus gimnasios, su perfume…) y que le hubiese gustado trabajar más en las canciones. Quizás razón no le faltaba, y de hecho muchos coincidieron con él, pero parecía que Orbit esperaba un “Ray Of Light” Part. 2 (en cuanto a temas, promoción, vídeos, repercusión…) más incluso que los propios fans. Y 2012 no era 1998. Además que, como hemos visto más arriba, la intención de Madonna para este disco estaba clara desde el principio: algo más ligero y bailable, aunque luego acabase mezclando.

 
 
Una captura del videoclip de Girl Gone Wild
 
 
   

En cualquier caso, “MDNA” sí acabó teniendo un componente “serio”, esparcido por aquí y por allá, que sí reflejaba el momento personal de Madonna. Era un álbum de divorcio, de haberlo pasado mal y querer pasar página. Canciones como “Gang Bang”, “I Don’t Give A”, “Love Spent” o “Best Friend” no dejaban lugar a la duda. Su divorcio de Guy Ritchie aún dolía. Y que él se hubiese quedado con su dinero… también (“abogados, tragáoslo, no tenía acuerdo pre-nupcial”, grita en “I Don’t Give A”). M. es muy, muy directa en algunas letras de este disco. Sin embargo, los temas más informales acabaron escondiendo esta otra parte.

Cabe destacar también que “MDNA” es el primer disco “libre” de Madonna. Tras pasar toda su carrera en Warner (donde juntos decidían singles, tracklist, etc.), ahora ella y Guy Oseary prácticamente decidían todo. El material tiene el copyright de Boy Toy, Inc., la propia compañía de Madonna – Interscope y Live Nation son meros asociados que sólo distribuyen. Esta libertad es buena para algunas cosas (desde “MDNA”, a Madonna le gustan los discos largos), pero mala para otras. La promoción del álbum (¿o más bien no promoción?) se resintió. M. decidió pasar directamente a la gira y salvo algún evento suelto, no hubo promo. También, se descuidaron en parte los formatos físicos. Warner, que conocía muy bien al fan de siempre, solía publicar todo tipo de material, incluso singles fantasma que ella misma luego no apoya ni con vídeos ni con nada (como “Revolver”). También se aseguraban grandes campañas promocionales, al menos durante el lanzamiento (con Warner, nadie se quedaba sin saber que Madonna tenía nuevo disco)

   
 
 
   
 

Los resultados de “MDNA”, no obstante, no fueron para nada malos, teniendo en cuenta la situación actual de la industria. Vendió unos dos millones de copias en todo el mundo y volvió a logar el #1 en los mercados principales. Sin embargo, fue el primer disco de Madonna sin un hit claro como primer single. “Give Me All Your Luvin’” logró el Top 10 en USA y fue Disco de Oro allí, pero pasó desapercibido en el resto del mundo, al igual que los siguientes singles. La promoción de esta etapa parecía más enfocada a potenciar el “MDNA Tour” que otra cosa. De hecho, su aclamada actuación en la Super Bowl se interpretó como el mejor anuncio que la gira hubiese podido tener (el tour fue un éxito absoluto, por supuesto, rompiendo récords otra vez).

Guy Oseary prometió a los fans “métodos alternativos y novedosos” de promoción… que acabaron siendo una entrevista en Facebook, acuerdos con una marca de vodka (hubo un par de ediciones especiales/EPs de remixes promo para Smirnoff, nada del otro mundo) y un concurso de ilustradores en Brasil. Se podía haber hecho mucho más, eso está claro.

Con el tiempo, “MDNA” es un álbum que sigue dividiendo a los fans. Muchos seguidores de Madonna no aceptan lo de los “no hits” y eso les impide ver la parte buena del disco. Para otros, simplemente canciones como “Superstar” (donde está Lola en los coros, por cierto), no les dicen nada. La elección de singles tampoco acabó de ayudar. Sin embargo, hay una parte de fans que sí defienden musicalmente “MDNA”. Además, el artwork sí podemos decir que fue impecable.

Lo cierto es que es un disco que hay que interpretar en su contexto. Madonna tenía su divorcio reciente y se había metido en unos cuantos proyectos alternativos (su película, cadena de gimnasios, etc.). Por eso y porque realmente de cara a la gira las canciones para bailar siempre le van mejor, se entiende que en un primer momento su actitud hacia el álbum fuese más despreocupada. Pero, como podemos ver en las letras, una vez metida en harina, salió mucho de lo que tenía dentro. Puede que los singles no representasen al conjunto, pero “MDNA” nos dejó joyas como “Gang Bang”, “Love Spent”, etc… además de darnos el aclamado “MDNA Tour”, donde Madonna volcó todas sus energías, con un resultado espectacular.

“MDNA” es un disco variado, confuso en algunos momentos, serio e infantil a la vez, reflexivo y despreocupado también. Un mix de emociones de la Madonna de aquel entonces, aún reponiéndose de sus últimos años e intentando continuar hacia adelante. Y también, un primer álbum fuera de “papá Warner”, donde aprender de los aspectos que estuvieron menos afinados (falta de reacción rápida ante las filtraciones, poca promoción, prisas, timings erróneos de sacar singles antes en unos países que en otros, etc.) y corregirlos para el siguiente proyecto, “Rebel Heart”, que llegaría en 2015.

 

Give me all your luvin, Girl Gone Wild, Turn up the radio...
Ver página siguiente